or

Los ritmos latinos más calientes

Game Videos
Mayo 10, 2017 #Atrevida y su éxito: Suelta como Gabete 2017

vidaprimo.com blog

El perreo intenso se apoderó de la carpa Corferias el sábado pasado. Junto a un gran conjunto de sensuales bailarines, el patrocinio de Tequila Olmeca y la atracción central del show de Ñejo y Dálmata, Suelta como Gabete se lanzó a celebrar su séptimo cumpleaños como bien se esperaría; con mucho flow mucho flow mucho, la versión #atrevida de este evento fue, sin lugar a dudas, lo que sus asistentes esperaban. A pesar de las extensas filas para algunas de sus localidades (que aunque puede parecer una desventaja, es solo la muestra de que el evento fue exitoso) esta fiesta parece no haber dejado ninguna decepción notable.

Para conocer la experiencia Gabete de primera mano, hablamos con Camilo Art, de Juguitos y Folk, que asistió a esta fiesta aceptándose como un novato en lo que respecta a espectáculos de reggaetón: aunque, en algún punto de su recorrido musical, Camilo fue cantante de este género urbano, nunca había asistido a espectáculos de este tipo, que no fuesen en los que él mismo participaba.

Había muchísima gente. Camilo tuvo la suerte de tener una entrada especial que le permitió evitarse las extensas filas que, según Carmenza Zá, había en otras locaciones como la preferencial. Aunque, según los carteles del evento, Suelta empezaba a las ocho, Camilo llegó a las 11:30, junto a otros amigos entre los que se encontraba una amiga de Juliana Torres, una de las organizadoras (y fundadoras) de la fiesta. Entre los pocos percances técnicos de la fiesta, estuvo la reventa, que si no estaba bastante elevada de precio, podía traer consigo el engaño: uno de los amigos de Art tuvo que quedarse por fuera, porque le habían revendido una boleta falsa, y no pudo vivir a su lado la experiencia de Suelta.

Si en algo están de acuerdo los asistentes es en la disposición a festejar que los envolvía. La alegría primó por encima de los prejuicios o los miedos. Aunque en este tipo de fiestas se espera la abundancia de las vestimentas vulgares o, como nos cuenta Camilo, “traquetas”, como fundamentando lo heteropatriarca, el imaginario fue vencido por otra realidad: había tantas personas jóvenes como mayores, parejas heterosexuales y del mismo sexo, tranquilas y alejadas del estereotipo, que esperaban la fiesta sin mayores intenciones a pasarla bien. Hubo, por encima de esta variedad, una notable cantidad de gente guapa, preparada desde su maquillaje hasta su vestimenta a vivir Suelta como Gabete, como bien lo predijeron Ñejo y Dálmata con su canción, como toda una ‘pasarela’.  

La noche comenzó junto al set de DJ Philis. Felipe calentaría los motores para el show que estaba por venir, como ya lo había hecho para las ediciones anteriores de Suelta como Gabete. El Escuadrón Caliente sedujo a los asistentes con un baile alrededor de una bañera, en la que se mojaban, entre paso y paso, con lo que parecía ser leche, y que resaltaba el toque atrevido por el que esta versión de la fiesta se caracterizaba. Entre los resaltados de su espectáculo estuvieron temas como Atrevete-te de Calle 13 y, como era de esperarse, los 4 Babys de Maluma. Había muchos cuerpos agitándose que, para Camilo, eran acaso demasiado similares entre sí. Nos cuenta, ya desde una perspectiva crítica, que la puesta en escena, que se ha adaptado a la estética usual del reggaetón, es cuerpos inflados, ostentosos, exuberantes, y de poca ropa.

El show de Ñejo y Dálmata fue tal como podríamos imaginarlo: atractivo y, casi, nostálgico, al interpretar, sobre la pista original, algunos de sus éxitos más recordados como ‘Eso en cuatro no se ve’, ‘Sexo, calor y sudor’ y ‘Algo musical’. Los asistentes cantaron cada una de las palabras de estos temas, que de seguro esperaban escuchar desde antes de llegar a la carpa de Corferias. El espectáculo dejó en Camilo algunas sensaciones encontradas. Como músico, resaltó la importancia del show por encima de la intención musical: la relevancia del baile, de los fuegos pirotécnicos y las luces está por encima de la innovación o la destreza de los músicos, pues el evento está pensado, principalmente, para hacer al público moverse, más que sorprenderlo con nuevas versiones de los temas que, desde hace tiempo, ya conocen. Como asistente, dispuesto al perreo y la fiesta, Camilo admite que en estos aspectos no hubo ningún reparo, y que aunque el Red Bull no está entre sus bebidas favoritas, la ginebra sí combinó muy bien con el espectáculo que presenció.

Camilo podría resumir su experiencia en pocas palabras: fiesta intensa, gente guapa y diversa; y ginebra con Red Bull, combinación que probaba, como el evento, por primera vez. La poca presencia de fallas en el sonido y la acústica del lugar permitieron que la rumba se diera sin interrupciones o molestias. Olmeca tuvo el buen detalle de entregar los tragos en vasos y botellas que no pudieran romperse, por lo que la seguridad dentro del evento, que resulta vital, fue también excepcional.

El evento fue retratado a la perfección, con fotógrafos como Iván Caro, que dejó plasmados con los colores vivos y saturados por los que el flow suele identificarse; Suelta como Gabete otorgó la mejor calidad en su imagen, para satisfacer a los mejores asistentes.

Puedes seguir a Camilo Art y su proyecto: Juguitos y Folk en Blogspot y Facebook.

Mira algunas de las mejores fotos en el Instagram oficial de Suelta como Gabete.

También te puede interesar:

VIDAPRIMO: Los siete años de Suelta como Gabete

SHOCKLo sandunguera no me quita lo feminista: reflexiones desde Suelta como Gabete

 

Post AnteriorPróximo

Recomendados

Comments