Con la fe intacta: Te mostramos los artistas que han mantenido una fuerte relación con la religión

 

La música y la religión han estado ligados desde siempre. Las iglesias han dado a luz grandes íconos del arte como Whitney Houston, Elvis Presley, Katy Perry, entre otros, que nacen del gospel y saltan al estrellato mundial, aunque abandonando las congregaciones e, incluso, algunos, la misma creencia eclesiástica. 

 

 

Por eso, te mostraremos cuando algunos artistas optan ya sea por abandonar la música y seguir el camino de Dios, o por el contrario seguir demostrando su fe de disntintas formas: 

 

  • Daddy Yankee: 

 

 

Aunque Daddy Yankee ha asegurado no ser ni pastor ni predicador, sí ha declarado en algunas entrevistas que gracias a ir de la mano de Jesucristo ha podido seguir adelante en medio de una industria fría y cruel que le ha puesto pruebas y le ha producido episodios críticos. De hecho, el cantante se refirió en una ocasión al suicidio del vocalista de Linkin Park, Chester Bennington, diciendo que, aunque los seres humanos pasen por tantas situaciones difíciles, no se puede llegar al extremo de quitarse la vida.

 

  • Gloria Trevi

 

 

La cantante mexicana Gloria Trevi pasó de ser una celebridad, por sus canciones y su espíritu rebelde, a ser buscada por la justicia tras liderar, junto con el cazatalentos Sergio Andrade, una presunta red de prostitución y corrupción de menores de edad. Por estos cargos Trevi fue arrestada en Brasil en el 2000 y estuvo cerca de dos años en prisión. De esa experiencia, cuenta, nació su conexión con Dios. La mexicana ha confesado que se ha aferrado a Dios para soportar todas las adversidades que ha encontrado en su vida.

 

El fenómeno panameño: Sech

 

  • Yuri

 

 

La cantante mexicana Yuri, recordada por éxitos como 'La Maldita Primavera', se convirtió al cristianismo junto con su esposo y está dedicada de lleno a ese nuevo proyecto de su vida. La artista ha contado que en los años 90 sufrió algunos problemas de salud, los cuales, dice, se debieron, en parte, a los excesos de la vida de artista que llevó por largo tiempo. Sin embargo, la mexicana asegura que en Dios encontró descanso y la moraleja de entregar su vida y trabajo al servicio de los demás.

 

  • Héctor 'El Father'

 

 

Es el caso más emblemático. Este ex reggaetonero y productor musical se dio a conocer con el dúo Héctor & Tito, pero su poder no se basaba solamente en lo musical, sino que también en las conexiones callejeras. Respetado por todos, con éxitos como 'Baila Morena' y 'El Teléfono', el 2008 acepta la religión evangélica y decide retirarse de la música, despidiéndose con un disco cristiano titulado 'Juicio Final'. Hoy, bajo su nombre real Héctor Delgado, pastorea una iglesia hace 9 meses y, tras 10 años, lanzó una nueva canción titulada 'Acuérdate De Mí'.

 

  • Julio Voltio​

 

 

Otro de los raperos vieja escuela, quien fuera parte de los '12 Discípulos', decide el 2015 retirarse de la música definitivamente y dedicarle su vida a Cristo, sin tener siquiera coqueteos con un regreso o con crear canciones cristianas.Julio Ramos, su nombre real, quien hoy se desempeña como evangelista y conduce un programa de radio junto a Héctor Delgado, aportó al género del reggaetón con clásicos como 'Bumper', 'Chulin Culin Cunflai' y salsas urbanas como 'Mi Libertad' y 'Julito Maraña'.

 

  • Almighty

 

 

Almighty, se hizo cristiano de un momento a otro. El artista cuyas letras formaban parte de la polémica que impedía la aceptación del trap en el mercado internacional se hizo famoso con temas como 'Panda'. Por ello sorprendió su ingreso al mundo del cristianismo hace tan solo unos días cambiando de forma extrema su estilo de vida. El cantante boricua terminó incluso escribiéndole a otros cantantes personalmente en la búsqueda de construir otras iglesias en Puerto Rico.​

 

También te puede interesar: 

¡Adiós Pop... Hola Reggaetón!​

Luis Fonsi y Rosalía confirman presentaciones en los Premios Latin Billboard​

Marc Anthony se convierte en el primer latino en ser reconocido por el Club de Harvard​

Comments